El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Estrategias tributarias
Asesoramiento de empresas

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
 
Gaceta Fiscal - Marzo 2011 Fecha: 29/03/2011

IMPUESTO SOBRE LOS INGRESOS BRUTOS: EL FISCO BONAERENSE DISMINUYE LA CARGA FISCAL PARA PARTICULARES Y EMPRESAS
Con el objetivo de agilizar los regímenes de percepción y retenciones vigentes, el Fisco bonaerense modificó los requisitos y el procedimiento a cumplir para solicitar la reducción parcial o total de los pagos a cuenta del tributo. Ello lo implementó a través de un nuevo aplicativo al cual puede accederse desde la página web de ARBA, sitio en donde también deberá efectuarse el trámite correspondiente.
 
A través de la reglamentación vigente, las empresas o particulares podrán solicitar la reducción total o parcial de las alícuotas de percepción y retención de cualquiera de los regímenes de recaudación o la atenuación de las alícuotas de percepción o retención cuando se generen saldos a favor según sea el caso.
 
Si bien la nueva normativa permite la inmediata exclusión del sistema de retenciones y percepciones a quienes lo soliciten, debe cumplirse con ciertos requisitos.
 
En efecto, primero y principal sólo gozarán de estos beneficios aquellos contribuyentes del impuesto que acrediten la generación de saldos a su favor.
 
Por otro lado, el contribuyente podrá solicitar la reducción total o parcial de las alícuotas de percepción y retención si la sumatoria de la diferencia entre los importes retenidos y el impuesto declarado por el contribuyente en los tres meses vencidos anteriores a la solicitud supera en dos veces el promedio mensual del tributo declarado en dicho período. En cambio, si dicha sumatoria no supera en dos veces el promedio mensual del impuesto declarado, pero existe preeminencia de deducciones generadas por los citados regímenes generales, podrá solicitarse la atenuación de las alícuotas de percepción o retención, atento la existencia de saldos a favor.
 
Asimismo, deberá haberse presentado las declaraciones juradas del impuesto de los últimos 12 meses anteriores a la fecha en la que se presente la solicitud, las cuales ARBA analizará juntamente con las retenciones y/o percepciones sufridas a fin de acreditar el saldo a favor denunciado por el contribuyente. De corresponder, el fisco reducirá las alícuotas de manera tal que el monto de los pagos a cuenta no exceda el promedio mensual del Impuesto declarado por el contribuyente, en el período evaluado.


FRENO AL USO DE MUTUOS: LA JUSTICIA AVALA CRITERIO DE AFIP
 
En el marco de la causa en donde la AFIP pretendió el cobro del impuesto a las ganancias, altas rentas e IVA de un contribuyente, la Justicia condenó al mismo por defraudación al considerar que no pudo justificar los incrementos patrimoniales advertidos por el Fisco al haber declarado como pasivo sumas de dinero provenientes de mutuos contratados con terceras personas.
 
En tal sentido, la Cámara Contencioso Administrativo Federal consideró probado que existió intencionalidad por parte del contribuyente de defraudar al Fisco mediante el empleo de un ardid o engaño en virtud de “la irrealidad de los mutuos celebrados”.
 
En virtud del fallo de la Cámara se recalcaron las razones por las cuales dichos mutuos resultaron objetables: la capacidad financiera de los prestamistas, la vivienda de los mismos (las cuales eran humildes)e, incluso, la actuación del escribano que certificó las firmas de los contratos la cual era “irregular”.
 
Cámara Cont. Adm. Fed. Sala V. “Sacks, Santiago c/ DGI” 15/09/2010.
 
 
INTERESANTE FALLO EN MATERIA DE PRESCRIPCIÓN ADUANERA
Frecuentemente quienes operan en el Comercio Exterior nos consultan sobre cómo es posible que la Aduana les notifique la existencia de un sumario (que tiene por finalidad sancionar las irregularidades que se hubiesen detectado) respecto de operaciones de exportación o importación ocurrida hace casi de diez años.
 
La respuesta usual es que a pesar de que el Código Aduanero prevé un plazo de prescripción de 5 años, este plazo es interrumpido (es decir que se empieza a contar nuevamente desde cero) por un acto interno de la Aduana llamado “apertura de sumario”.
 
La apertura del sumario, que suele ordenarse días antes de que se cumplan los 5 años, no es notificada a la empresa. Razón por la cual recién se conoce la existencia del sumario cuando se le notifica la infracción que se le imputa, otorgándole 10 días para efectuar su defensa (esto suele suceder varios años después de la apertura del sumario).
 
La gravedad de la situación radica en que si la supuesta irregularidad genera la obligación de pagar una diferencia de tributos (además de la multa), lo intereses resarcitorios se siguen devengando. Asimismo, habiendo pasado tantos años, resulta más difícil para la empresa reconstruir lo sucedido para efectuar su defensa.
 
Ante este escenario, celebramos la sentencia del Tribunal Fiscal de la Nación (sala E, “HAMBURG SUD SUCURSAL ARGENTINA S.A.”, expte. Nº  27525-A”, sentencia del 30/11/2010) que consideró que en ese caso el acto de apertura del sumario era nulo –y por ende no interrumpe la prescripcion- ya que en el mismo sólo se indica que se abrió el sumario sin siquiera determinarse  los hechos constitutivos de la infracción que se va investigar, como exige el art. 1094 del C.A.
 
Es importante este fallo porque en general es de práctica habitual que en la apertura del sumario que la Aduana no determine o identifique los hechos a investigar, ni las medidas cautelares correspondientes en atención a la naturaleza de los hechos y las demás diligencias conducentes al esclarecimiento de los hechos investigados. Razón por la cual estos actos de la Aduana no serían hábiles para interrumpir la prescripción. 
 
 
 
SUPLEMENTO LABORAL
 
EL "ABC" DEL CERTIFICADO DE TRABAJO
Al momento de extinguirse una relación laboral, ya sea por el despido dispuesto por el empleador o bien configurado por el trabajador,   aquél tiene la obligación de  poner a disposición y entregar al empleado un certificado de trabajo conteniendo las siguientes precisiones: sobre el tiempo de prestación de servicios, naturaleza de éstos, constancia de los sueldos percibidos y de los aportes y contribuciones efectuados con destino a los organismos de la seguridad social. Ello está expresamente establecido en el art. 80 de la Ley de contrato de Trabajo.
 
Hay que tener en cuenta que el formulario PS 6.2. que extiende la A.N.S.E.S. no alcanza a satisfacer la exigencia de la norma ya que  carece de indicación sobre los aportes y contribuciones efectuados con destino a los organismos de la seguridad social, así como de la mención sobre la calificación profesional obtenida por el trabajador en sus puestos de trabajo.
 
Por lo que la simple entregada de dicho formulario NO alcanza para cumplir con la obligación patronal.
Llegado este punto, la pregunta es cuál es la sanción por la falta de cumplimiento de esta obligación patronal?
 
En este sentido la ley de contrato de trabajo expresamente dispone que si el empleador no hiciera entrega de la constancia o del certificado  en análisis dentro  de los dos (2) días hábiles  de haber sido intimado por el trabajador a tales fines, será sancionado con una indemnización a favor de este último que será equivalente a tres veces la mejor remuneración mensual, normal y habitual percibida por el trabajador durante el último año o durante el tiempo de prestación de servicios, si éste fuere menor.
 
Es por ello que para evitar mayores costos y aplicación de sanciones pecuniarias  lo cierto es que hay que poner especial consideración en la correcta confección del certificado previsto en el art. 80 de la Ley de Contrato de Trabajo y entregarlo en tiempo y forma al trabajador desvinculado.

VOLVER
 
Cardozo & Lapidus Abogados | Estrategias Tributarias WEBDESIGN