El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Estrategias tributarias
Asesoramiento de empresas

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
 
GACETA FISCAL - ABRIL 2011 Fecha: 25/04/2011

NULIDAD DE LA NOTIFICACIÓN EFECTUADA POR EL FISCO

En un fallo novedoso, la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal consideró que las notificaciones del Fisco deben ser efectuadas por cualquier medio que dé certeza tanto de la fecha de recepción como del contenido del sobre cerrado.
 
La Sala V consideró que la notificación establecida en el art. 100 inc. a de la Ley 11.683 debe ser interpretada en forma razonable y en concordancia con lo dispuesto en su decreto reglamentario, la Ley de Procedimiento Administrativo y el Código Procesal.
 
Así, resolvió que la carta certificada recibida por una empleada de limpieza de un hotel, quien firmó el aviso de retorno de la misma, no podía ser considerada un medio fehaciente. La Sala ha dicho al respecto que “no es aceptable que la mera firma del aviso de entrega del sobre cerrado por parte de “un tercero” (cualquiera sea esta persona) constituya por sí misma una prueba suficiente de que el interesado recibió el sobre conteniendo el instrumento de notificación”.
 
La Cámara establece que las personas hábiles para recibir las notificaciones son las establecidas en el art. 141 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación: el propio interesado, alguna otra persona que ocupaba la casa, departamento u oficina o al encargado del edificio.
 
Por último agregó que es necesario que existan constancias acerca del contenido del sobre cerrado.
 
Todas estas consideraciones, como bien ha dicho la Cámara, tienen como fin asegurar el derecho de defensa de los contribuyentes.
 
Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal, Sala V. "Lebl Price, David Nicolás (TF28435-I) c/D.G.I". Fecha 20/12/10.


FACTURAS APÓCRIFAS. CARGA DE LA PRUEBA

La Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal, consideró que para que los comprobantes aportados por un contribuyente en respaldo de ciertas operaciones sean considerados “apócrifos” es la AFIP la que debe demostrar que dichas operaciones no han existido en la realidad, no bastando con demostrarse únicamente que los proveedores no pudieron ser hallados por la Administración en el domicilio consignado en sus facturas o en que, a pesar de estar inscriptos ante la AFIP, no han presentado declaraciones juradas.
 
Confirmando así lo sostenido por el Tribunal Fiscal de la Nación, la Cámara rechazó la pretensión del Fisco principalmente en base a las pruebas aportadas a la causa por ambas partes con miras a demostrar si las operaciones objetadas por la Administración existieron en realidad.    
                
Para así decidir, consideró que “escapa a la responsabilidad del comprador que realizó operaciones comerciales con los proveedores el cumplimiento de las obligaciones impositivas de éstos últimos” y que “sólo en caso de que los proveedores negaran las operaciones efectuadas y se compruebe que carecen de capacidad económica para desarrollar dichas operaciones”, se invierte la carga de la prueba, “tornando entonces procedente que el Fisco observe la documentación respaldatoria que aporte el contribuyente”.
 
Cámara Contencioso Administrativo Federal, Sala II. “Floriner SA c/ DGI” (TF 24275-I). 27/12/2010

 
EFECTOS DE LA APELACIÓN ANTE EL TFN. COMPETENCIA. INGRESO EN LAS DECLARACIONES JURADAS DE CONCEPTO O IMPORTES IMPROCEDENTES

La Corte Suprema consideró que es arbitraria la sentencia dictada en el marco de un proceso de ejecución fiscal en donde el demandado opuso desde su primera presentación en juicio la defensa basada en la inexistencia de deuda exigible atento a haber apelado la resolución que lo intimara a rectificar la declaraciones juradas dictada por la AFIP ante el TFN.
 
En la causa, ante el incumplimiento del demandado en rectificar las declaraciones juradas, intimadas por haberse deducido conceptos o importes improcedentes (art. 14 Ley 11683); el Fisco Nacional dictó nueva resolución exigiendo el pago y montos ya intimados. Ante el incumplimiento a dicha resolución, la AFIP inició la ejecución fiscal.
 
Tras haber sido rechazadas las defensas esgrimidas por el demandado en base a que “el recurso interpuesto ante el Tribunal Fiscal no puede tener como efecto la suspensión de un acto dictado posteriormente”, la CSJN revocó el fallo considerando que “el contribuyente se vio privado de la suspensión que el art. 167 de la Ley 11.683 concede a la apelación del inc. B) de su art. 76, con clara lesión de su derecho de propiedad…”.
 
CSJN, “AFIP C/ Agumar Servicios Turísticos S.R.L.”. Fecha 28/09/2010 

 
 
SUPLEMENTO LABORAL
 
EXTENSAS JORNADAS LABORALES. FACTOR GENERADOR DE ESTRÉS

Si de horas extras hablamos, hay que tener especial cuidado ya que el Stress laboral es un conjunto de situaciones negativas, tales como esfuerzo físico, psíquico y de otro tipo que sobrepasan la capacidad de resistencia del cuerpo y de no ser controlados a través del tiempo favorecerían o inducirían a la aparición de signos, síntomas o enfermedades orgánicas. Es decir, es la etapa de agotamiento que sigue a la etapa de resistencia en la que los estímulos persisten a la reacción normal de alarma.
 
A modo de ejemplo, Nuestra justicia fallo en un caso diciendo lo siguiente: dicho caso se trata de un chofer de una empresa que tenía que trasladar a los directivos de la demandada desde sus domicilios hasta la Planta, y que la modalidad en que debía prestar el servicio como las extensas jornadas laborales, desencadenaron la enfermedad psicológica.
 
…la inobservancia por parte de la ex empleadora de respetar los períodos mínimos de descanso diario y semanal, constituye un factor generador de estrés laboral…

El trabajo genéricamente considerado como factor de esfuerzo, responsabilidad y ansiedad, forma parte de las vicisitudes normales de la vida, por lo que si bien en el presente caso se halla demostrado que éste ha incidido como agente estresante…
 
El sometimiento del actor a cumplir jornadas excesivamente prolongadas, y sin respetar los períodos mínimos de descanso, que -cabe memorar- tienen un fin higiénico con el propósito de resguardar la salud y aptitud psicofísica del trabajador…” (“P. A., J. A. c/T. A. S.A. s/despido” – CNTRAB – SALA II – 04/11/2010).
 
Sentado ello, según el médico laboralista Enio Linares (CNAT, Sala VI, 30/8/85), “Cabe resaltar que cuando la cabeza está estresada, el malestar se transmite automáticamente al ambiente de trabajo y cuando las bases están alteradas esas molestias son percibidas por el ejecutivo, después de eso aparece un estado de inseguridad que se trasluce en las tareas”. En el ámbito laboral el stress puede producirse por problemas económicos, con los compañeros, con los superiores jerárquicos, etc. La predisposición orgánica del trabajador, hecho previsible, no impide la aplicación de la responsabilidad por culpa.”
 
Por ello, tenemos que prestar atención pues el stress en los trabajadores baja las defensas, produce depresión, fobias, miedos, aumento de la presión sanguínea y del colesterol en la sangre, disfunciones cerebrales (trastornos de atención o cambios de comportamiento), diabetes, infartos, etc.
 
Nuestra Conclusión se resume en dos simples premisas que nos muestran las dos caras de una misma moneda ellas son:
 
1.- Trabajar horas en exceso, al trabajador le puede dañar la salud;
 
2.- La salud es el elemento principal con el que cuenta un empleado para poder trabajar.
 
En virtud de las últimas sentencias dictadas por la Justicia Laboral, como empresarios, debemos prestar especial atención a las premisas mencionadas, a fin de evitar posibles litigios.

VOLVER
 
Cardozo & Lapidus Abogados | Estrategias Tributarias WEBDESIGN