El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Estrategias tributarias
Asesoramiento de empresas

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
 
GACETA FISCAL 2011 Fecha: 22/11/2011

IMPROCEDENCIA DEL IMPUESTO A LAS GANANCIAS SOBRE INDEMNIZACIONES LABORALES

La Cámara Nacional del Trabajo extendió el concepto de indemnizaciones exentas definidos por el artículo 20 de la Ley de Impuesto a las Ganancias al considerar procedente el reclamo efectuado por un empleado por diferencias salariales motivadas en las retenciones practicadas por la empleadora en concepto de impuesto a las ganancias al momento en que percibió la “indemnización compensatoria” de la supresión del ítem “adicional personal” y que fueron acordadas ante el SECLO.
 
La ley de impuesto a las Ganancias exime a las indemnizaciones por antigüedad en los casos de despido y la Corte Suprema de Justicia de la Nación extendió la exención a los casos de indemnización por embarazo y por actividad gremial en la causa “Cuevas” y “De Lorenzo” con fundamento en la falta de periodicidad y permanencia características del tributo.
 
En este caso consideró que la llamada “indemnización compensatoria” carece de la periodicidad y la permanencia de la fuente necesaria para quedar sujeta al gravamen, ya que el pago único compensaba un concepto o adicional que se dejaba de percibir en el futuro.
 
Destacamos de este fallo que la Cámara considera  que el empleador debió haber actuado con prudencia y averiguar si la suma abonada se encontraba alcanzada por el Impuesto a las Ganancias. En última instancia, debería haberlo diferido a un pronunciamiento judicial y condena a pagar  al empleador que a su vez cumplía las normas fijadas por la AFIP para las retenciones en el impuesto a las ganancias por estos conceptos.
 
Nuevamente el empleador se ve tironeado por dos jurisdicciones y termina pagado dos veces.
 
Cámara Nacional del Trabajo. Sala VIII. "Paz, René Elpidio y otros c/ Acindar Industria Argentina S.A. s/ diferencias de salarios", 30/08/2011

 
EMISIÓN DE COMPROBANTES. VALIDEZ DE ACTAS SUSCRIPTAS POR AGENTES ENCUBIERTOS
Las actas emitidas por los agentes fiscales encubiertos son válidas y fundamentan la aplicación de una sanción a pesar de que la presencia de los inspectores en el local se justificaba en una denuncia anónima.
 
Así lo resolvió la Sala A de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Penal Económico en un fallo que contradice lo resuelto por la Sala B de la misma Cámara y que fue objeto de comentario en esta columna en el mes de agosto (Alfiplo SRL s/inf. Ley 11.683 del 29/4/11).
 
Debemos esperar que la Cámara de Casación Penal establezca un criterio que pueda generar una doctrina que pueda aplicarse en forma general.
 
En el caso que comentamos, la Sala resolvió que si bien asiste razón al juez en que la denuncia en cuestión carece de la más mínima seriedad para que se la tome como un «antecedente fiscal» en los términos de la norma legal mencionada (art. 35 inc. g) de la Ley 11.683), eso no conduce a que deba declararse nula el acta labrada posteriormente. La nulidad contemplada en el Código Procesal Penal se refiere a los actos procesales, no a las actuaciones administrativas.
 
Destacó la Sala que dicha comprobación no es absoluta y podría probarse lo contrario, lo que no aconteció en estas actuaciones, en donde el encargado del local no prestó disconformidad en el momento de la suscripción del acta y las demás constancias documentales recabadas por los agentes fiscales sin ninguna objeción.
 
Por último, a fin de graduar la sanción aplicable, la Cámara tuvo en consideración la inexistencia de infracciones anteriores, por lo cual revocó la clausura impuesta por el fisco e impuso sanción de multa solamente.
 
Cámara Nacional de Apelaciones en lo Penal Económico, Sala A, “CYPLA SA s/ infracción Ley 11.683", 11/07/2011

CONCESIÓN DEL ESTADO NACIONAL. EXENCIÓN DEL IMPUESTO AL VALOR AGREGADO

La Corte Suprema de Justicia resolvió que “la cesión del derecho de uso de espacios en bienes del dominio público afectados a la concesión del servicio de transporte ferroviario de pasajeros, como la cesión del derecho de su explotación comercial, se encuentran al margen del objeto del impuesto al valor agregado.”
 
La cuestión a resolver en las presentes actuaciones se centraba en dilucidar si las cesiones otorgadas por la empresa Metrovías del uso de espacios y locales en bienes del dominio público afectados a la explotación de subterráneos y el Ferrocarril Urquiza se encontraban exentas del Impuesto al Valor Agregado, en virtud de lo dispuesto en el art. 7,  inc. h, apartado 23 de la Ley del tributo, que dispone la exención para el caso del otorgamiento de concesiones.
 
La Corte, haciendo referencia al debate parlamentario, sostuvo que el fin de la norma era “eximir a las concesiones otorgadas por el Estado lato sensu.” Asimismo, sostuvo que de acuerdo con el Decreto Nº 692/98 quedan exentas sólo “las concesiones públicas, otorgadas por el Estado Nacional, las Provincias, los Municipios y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, como así también por las instituciones pertenecientes a los mismos, incluidos las entidades y organismos a que se refiere el artículo 1º de la ley 22.016.” En virtud de ello, la Corte concluyó “que al tratarse de instrumentos en los que no es parte interviniente el Estado, no resulta aplicable a su respecto la referida exención.”
 
No obstante, la Corte consideró que la concesión otorgada por Metrovías resultaba exenta del gravamen por cuanto no se trataba de locaciones o prestaciones gravadas, como dispone el art. 3º, inc. e, apartado 21 de la ley, sino que “la concesión otorgada por el Estado Nacional a Metrovías S.A. —locación o prestación principal de donde surgen las cesiones de derechos en cuestión— está exenta del gravamen.”
 
En virtud de ello, la Corte declaró procedente el recurso ordinario de apelación, revocando la sentencia apelada.
 
Corte Suprema de Justicia de la Nación, “Metrovías S.A. (TF 18.429-I) c/ DGI”, 27/09/2011 

 
  SUPLEMENTO LABORAL

¿QUÉ DEBE ACREDITAR EL TRABAJADOR ANTE UNA AUSENCIA POR ENFERMEDAD?

Muchas veces nos encontramos frente al “aviso” de que un trabajador no concurrira a trabajar por encontrarse enfermo
En esta circunstancia debemos distinguir entre:
a)     situaciones repentinas, en las cuales el trabajador no tuvo oportunidad de preavisar al empleador
b)     situaciones programadas, que generan las correspondientes licencias
 
En la situacion repentina, el trabajador avisa en el mismo dia que no concurrira a trabajar por encontrarse enfermo. Respecto de este aviso, no existen formalidades, podra ser cursado en forma verbal, telefonicamente, por mail,o mediante un familiar
Ante el aviso cursado por  el trabajador, surge la facultad del empleador de:
 
1) enviar medico laboral para constatar la existencia de la dolencia que el trabajador aduce y su permanencia en el domicilio denunciado en el legajo 2) solicitar al trabajador que justifique su ausencia con el correspodiente certificado emitido por el medico que autoriza la ausencia
 
Este certificado medico ha generado mas de una controversia judicial en cuanto a los requisitos y formalidades que debe reunir, producto de la falta de reglamentacion sobre el tema
 
Para el caso en que el trabajador no lo presentare, el empleador podra intimarlo bajo apercibimiento de tener por no justificados dichos dias
 
La presentacion del certificado genera asimismo otros cuestionamientos.
Debemos resaltar los requisitos de validez del mismo
Para que un certificado médico sea válido debe reunir los siguientes requisitos:
deberá ser expedido por un profesional matriculado en el lugar de la prestación, el cual debe ser precisado;
debe constar nombre completo del profesional y su número/números de matricula;
 fecha de la prestación;
 diagnóstico; si fuera necesaria,
la indicación de reposo y la duración del mismo.
También es de buena práctica la inclusión de datos que permitan al médico del empleador si lo deseara contactarse con el médico emisor del certificado para intercambiar información referente a la enfermedad y su incapacidad resultante
 
Una vez entregado al empleador, el mismo goza de la facultad de contralor sobre dicho certificado
 
Sobre este punto recomendamos
Verificar la autenticidad del certificado.Recientemente la jurisprudencia ha avalado los despidos por perdida de confianza vinculados con la entrega de certificados medicos apocrifos. La Camara Nacional de Apelaciones en materia laboral, determino que la presentacion de un certificado apocrifo determinaba la perdida de confianza que habilitaba el despido con causa del empleado
La pérdida de confianza es una expresión que refleja un sentimiento subjetivo de quien la emite, de modo que no constituye un supuesto autónomo de causa justa del despido, ya que, en los términos del artículo 242 de la Ley de Contrato de Trabajo el juez debe analizar los hechos u omisiones imputables al trabajador, para evaluar así si ellos constituyen incumplimientos imposibilitantes de la continuación del trabajo", indicaron los camaristas.

En este caso, para los magistrados, la pérdida de confianza alegada quedó justificada y la falta fue lo suficientemente grave como para justificar la decisión de despedirlo.
 
Esta verificacion podra abarcar
a)      constatacion de la existencia y vigencia de la matricula del profesional suscribiente mediante el cotejo o llamado al respectivo Colegio Medico
b)      la supervision por medio del medico laboral  del diagnostico efectuado por el profesional a cargo y en su caso seguimiento del proceso
 
Es  por eso que en el caso de ausencia del trabajador debemos procurar inmediatamente obtener el certificado medico para poder ejercer el derecho de contralor ya sea desde el punto de vista estrictamente medico como del control de validez del mismo.

VOLVER
 
Cardozo & Lapidus Abogados | Estrategias Tributarias WEBDESIGN